Nuestra primera vez

Teníamos meses sin hablar y muchos más sin vernos. Su mensaje fue totalmente imprevisto y yo me esperaba lo peor. Nos saludamos y abrazamos, tan cálida como siempre.

Hacía bastante calor dentro de su casa. Me quité el abrigo, la bufanda y el suéter y los dejé en el sofá. Dos minutos después, su gato estaba olfateando todo y durmiéndose sobre mis cosas. Estoy segura de que él también me extrañaba.

Me dio una cerveza y nos sentamos en la alfombra de la sala. Yo estaba muy nerviosa, no entendía nada. Le pregunté si todo estaba ok. Me dijo que sí, que nada malo había pasado, que había soñado conmigo y que simplemente quería verme.

Nos pusimos al corriente de todo lo que había pasado en esos meses: se había separado de Manuel -con quien apenas empezaba a salir la última vez que la vi-, la habían ascendido en su trabajo, su sobrina había pasado a primer grado y muchas otras cosas…Yo básicamente seguía igual, aunque por fin había conseguido un trabajo en el que sentía cómoda, estaba rodeada de gente interesante y estaba haciendo lo que me gusta.

Las horas pasaban.

Nos acostamos, seguíamos bebiendo cerveza, reíamos y hasta lloramos. Me abrazó y me besó en la frente, dijo que me había extrañado mucho y yo le dije que la quería demasiado.

Y así de la nada, me besó en los labios. Era la primera vez que eso pasaba. Nunca habíamos hablado de la posibilidad, nunca habíamos insinuado nada y fue tan inesperado como su mensaje.

Le tomé su cara y la seguí besando con la mayor delicadeza. Se sentía tan suave que no quería lastimarla, quería comérmela toda, pero poco a poco. Bajé a su cuello, lo besé y lamí, subí a sus orejas…gimió muy bajito en mi oído.

Ya estaba sobre ella, seguíamos en el piso y seguíamos besándonos. Me separé un poco, la vi, sonreí, sonrió de vuelta y nos reímos. Todo parecía estar bien, pero no pude evitar preguntarle cómo se sentía. Sólo se río y respondió “esto es justo lo que había soñado”.

Le quité la playera y no tenía bra. Besé sus senos, preciosos, del tamaño de mis manos, suaves y con olor a gloria. Mi mano derecha comenzó a bajar por su pecho, su abdomen y sus caderas. Estaba sintiendo todo y todos mis sentidos estaban enfocados en ella.

Poco a poco fui recorriendo con mis manos y boca todo su cuerpo. Entreabriendo los labios y ejerciendo un poco de  presión sobre su piel. Justo en su cadera no me pude contener y la mordí un poco, muy suave. Ya en este punto, mi mano derecha estaba en su entrepierna caliente y húmeda y mi mano izquierda la levantaba un poco del suelo para poder apretarle las nalgas.

Terminé de desvestirla, mientras ella me sacaba la parte de arriba. Besos iban y venían. Pero también nos tocábamos mucho, estábamos explorando nuestros cuerpos, porque sí, nos conocíamos desde siempre, pero no de esta forma.

Yo no podía más, mis gemidos cada vez eran más frecuentes. Ya quería sentirla dentro de mí y estar dentro de ella.

Decidimos pasar al cuarto, dejamos la ropa en la sala y la luz encendida. Como la habitación no estaba tan lejos de la sala, la luz que emitía la lámpara era suficiente para vernos sin aturdir, creaba reflejos y contraluces ideales para la ocasión.

Ya en la cama, comenzó a quitarme el pantalón, mis piernas temblaban, yo entera temblaba. Aprovechó y movió mi tanga un poco, sólo para acariciarme con sus dedos y luego subió a mi cara, me probó y me hizo probar sus dedos.

Ya desnudas por completo, seguíamos besándonos, nos lamíamos, nos gemíamos al oído, nos mordíamos y nos apretábamos por todos lados.

Bajé a comerla, a sentirla con mis dedos, lengua y labios. Primero me enfoqué en lamerla lento y en besar la parte interna de sus muslos. Luego hice más presión en su clítoris y dejé que sus movimientos y gemidos me guiaran. Estando tan cerca podía sentir todo, no necesitábamos hablar. Finalmente metí dos de mis dedos en ella y comencé a moverlos. Todo a su ritmo: sus caderas, su humedad y sus gemidos me indicaban cómo hacerlo.

Comenzó a hacerme lo mismo con sus manos. Me sintió por completo en ese momento y durante un rato estuvimos jugueteando con la otra, con muchos besos y lamidas incluidas. Yo fui la primera en acabar y lo hice muy deli, estoy segura que no hubiese podido estar más mojada. Seguíamos estimulándonos y fue su turno de llegar al orgasmo. Me encantaría poder describir exactamente su cara en ese momento y en los segundos posteriores, pero era una mezcla entre felicidad de “niña buena” con cara de querer hacerme de todo y de querer mucho más.

Yo tenía minutos temblando y no podía más, estaba completamente fuera de mí.

Estábamos cansadas, las dos habíamos trabajado todo el día y ya teníamos horas bebiendo alcohol, pero queríamos más…así que seguimos, no sé por cuánto tiempo, pero cada minuto que pasaba era mejor que el anterior. Logramos parar, nos duchamos y dormimos juntas y desnudas por primera vez…

 

sexo lésbico lesbiana bisexual arte ilustración universo
Ilustración de @isamuguruza

 

Un hombre con mucha suerte, o no

Llegué a la fiesta porque mi amigo Pedro me había invitado, no conocía a nadie más y él todavía no llegaba. Pasé a la cocina, dejé mi botella en la mesa donde estaban todas las demás y me preparé un cuba libre.

Salí a la sala, sonaba música electrónica para bailar, había luces de colores y todos parecían pasarla muy bien.

Yo, sin embargo, no me hallaba. Había tenido un día de mierda en la oficina y estaba cansado. No entendía porqué Pedro había insistido tanto en ir, si al final me iba a dejar plantado y sin responder los mensajes.

La verdad, me senté en un sofá a observar todo. Eso es algo que disfruto hacer. Miro a la gente y me imagino qué piensan, qué sienten, qué les pasa. Es parte de mi trabajo, tengo que ser buen observador para poder venderles a las masas.

En fin, me aburrí de estar allí solo, me prepare otra cuba y decidí seguir recorriendo la casa. Así entré a un cuarto, estaba oscuro y no había nadie. Me acosté en la cama y veía el techo en la completa oscuridad. Tenía sueño, pero sabía que no debía quedarme dormido allí, además había decido que esperaría una hora más a ver si Pedro aparecía.

Creo que pasaron unos 15 minutos y que me estaba quedando dormido cuando sentí a alguien subirse sobre mí. Ella estaba desnuda, desnuda por completo. No decía nada, sólo me miraba fijamente y comenzó a desabrochar mi pantalón. Sacó mi pene y comenzó a golpearlo contra su abdomen. Sonaba increíble y se veía aún mejor.

Se inclinó un poco y puso sus senos en mi cara. Yo los besaba, apretaba con mis dos manos y mordía un poco también. Cuando tuve libre mis manos, pude recorrer su espalda y llegar a sus nalgas. Las apretaba, las sentía completas, las separaba…hacía todo lo que quería.

Ella sólo me miraba, gemía, no decía nada, y yo tampoco. Me sentía mudo, aunque realmente tampoco sabía qué decir.

Lo volvió a tomar en sus manos y por medio segundo me hizo creer que lo iba a meter dentro de ella, pero no.

Sólo lo frotaba, lo golpeaba contra su vientre y contra su vulva. En este punto ambos escurríamos de placer. Lo recorrió todo con sus manos y llenó cada centímetro de mi pene de su flujo.

Yo estaba desesperado, al borde la locura. Quería tomarla por la cintura y sentarla en mí, pero ella tenía el control. No aguantaba la necesidad de estar dentro de ella, pero tampoco quería que ese momento que estábamos viviendo terminara. Todo lo estaba disfrutando demasiado.

“Quiero que me lo hagas en mis posiciones favoritas” dijo.

Wow, por fin habló. Qué bonita voz, qué bonitas palabras y yo me sentí listo para no pensar en las consecuencias.

Se volteó, sobre mí igual, y ahora tenía en primer plano su espalda y su culo. Se abrió y por fin me dejó entrar.

Yo quería morderla toda. En serio. Quería recorrer cada parte visible de su cuerpo con mi lengua y con mis dientes. Pero no podía, por la posición y porque ella realmente estaba controlando todo.

Su ritmo era perfecto, lo hacía con fuerza, pero delicada a la vez. Su cuerpo era increíble. Su cabello era corto, pero podía apretarlo y halarlo también.

Así alternaban mis manos: entre sus nalgas, sus senos, su espalda, su cabello y su boca. Deseaba tener los brazos más largos, deseaba poder tocarla haciendo menos esfuerzo. Se lo merecía todo. Merecía todo el placer del mundo y yo quería dárselo.

Mis sentidos estaban más agudos que nunca. Juro que escuchaba su respiración como si estuviera respirando en mi oído y escuchaba sus gemidos aún con mejor definición.

En ese momento hablé, por primera vez. Logré pronunciar palabra y torpemente pregunté “¿cuál es la otra posición?”. Ella sólo se rió, no respondió nada, se bajó y se colocó a mi lado en 4.

Su cuerpo se veía todavía mejor, -no sé cómo eso era posible-. Su espalda, su cintura y sus caderas eran el combo perfecto, no había nada que sobrara, ni nada que faltara.

Yo ya estaba preparado para entrar de nuevo, más que preparado. Pero no me dejó. Me tocó el pecho, me acercó un poco a ella e hizo que bajara mi cabeza a la altura de su culo. Quería que la besara en 4. No quiero ser muy gráfico, pero estaba muy mojada y se sentía muy rico.

Yo quería verle la cara, necesitaba ver su cara de placer. En un par de momentos volteó y me miró con la misma decisión y fuerza del comienzo, pero casi siempre estuvo completamente de espaldas. Finalmente me dejó entrar de nuevo, cada vez más rico, cada vez más conectados, pero distantes a la vez. Así estuvimos un buen rato hasta que no aguanté más y tuve que parar.

Nos tiramos en la cama. Y en cuanto pude hablar, le pregunté su nombre. Me dijo que se llamaba Alicia, pero no le creí.

Ella pasó al baño y yo pasé mientras ella se vestía.

Nos reímos y no hablamos de nada.

Debíamos salir del cuarto. Ya me había terminado mi cuba y tenía una llamada perdida de Pedro.

Bajamos juntos a la cocina para recargar nuestros tragos y le pregunté qué estaba tomando, me respondió que un “Star & tonic”. Le dije que no sabía qué era eso y me respondió que era un “gin and tonic pero con una rodaja de naranja”.

Así fue como “Alicia” siempre fue la chica del “Star & tonic” y como de vez en cuando llega a mi memoria su cara, con un gin en la mano  y con su mirada llena de fuerza y decisión.

 

star and tonic gin sexo casual fiesta
Ilustración de @jorge.vigenor

¿Y si mejor apagamos la luz?

Sarcasmo: on

Pues sí, todos sabemos que es mejor utilizar ropa con líneas verticales para estilizar la figura, para lucir más altas y para que cualquier kilito de más se disimule.

Porque nada queremos más las mujeres que disimular nuestro cuerpo, que dejar de estar gordas y que lucir perfectas para que los ojos de otros se deleiten.

De verdad.

No hay un día en que no quiera escuchar los comentarios que los demás tienen para decir de mi cuerpo -porque no, no tengo espejo en mi casa y no me veo a diario- que si estoy más delgada, que si estoy más gorda, que si estoy muy blanca, o que siempre tengo cara de tristeza.

Sarcasmo: off

Perdónenme, pero puede que esté triste, que no esté comiendo y que sea eso lo que me hizo adelgazar.

O que esté estresada y llenándome de comida porque no sé cómo resolver mis problemas.

Incluso también puede que esté pasando por un tema hormonal que me tenga desbalanceada.

Porque toda mi vida ha sido así: bajar de peso y subir y volver a bajar y volver a subir. Y todas esas veces he estado más cerca de tener un cuerpo hegemónicamente aceptado que de lo opuesto. Y si yo estoy harta,  no puedo imaginar lo que sienten las chicas que se alejan más de lo socialmente aceptado.

Bueno no, mentira, en realidad sí lo imagino, porque son mis amigas, porque son mujeres que admiro y que leo a diario, porque comparto y discuto con ellas en foros y porque trato de ser un poco empática y no andar por el mundo sin ponerme en los zapatos de los demás.

Y justamente por eso, eso que he leído, que he investigado y que converso casi a diario con mis amigas y las mujeres que me rodean es que quería escribir sobre esto.

Porque sí algo he aprendido es que no importa qué tanto intentes “ocultar” o “disimular” eso que no te gusta de tu cuerpo, los demás lo ven. No importa si evitas la ropa grande en la parte inferior porque “ensancha tus caderas”, o prefieres los zapatos nudes para parecer más alta, o si utilizas sólo ropa que oculte tus brazos gorditos o tu celulitis…créeme los demás lo notan.

Y eso es todo menos desilusionante, por el contrario, debería ser algo que nos libere.

 

amor propio ilustracion
Ilustración de @Mara_parra_s

Porque si estamos en el súper, en el bar, en un concierto o en la calle y alguien nos voltea a ver, nos sonríe, nos habla o nos invita un trago…esa persona sabe bien -físicamente- a lo que se está enfrentando.

Si le gustaste en una situación cualquiera, en un momento aleatorio donde su atención podía estar en mil otras cosas y decidió enfocarse en ti; créeme que no es porque no se está dando cuenta de tu cuerpo en ese momento.

Los cuerpos cambian, nuestros ánimos cambian, nuestra actitud cambia, todo influye. Pero en serio, no hay forma de que alguien que te ve en el bar y te invita a salir, se “sorprenda” al ver que tienes un pliegue debajo del bra cuando te ve desnuda.

Sé que es fastidioso, que el discurso lo escuchamos por todos lados y que cansa, pero en serio, lo digo muy sinceramente. Lo he conversado muchas veces y estoy convencida.

No quiero convertirme en una predicadora del amor propio, sólo quiero que veas desde otra perspectiva y si es posible que escuches comentarios de otres que te reafirmen esta idea. Quiero que converses, quiero que debatas, quiero que te tomes un trago hoy con tu mejor amiga o amigo y que hablen de sus inseguridades, de sus complejos y de cómo hemos vivido años oprimidas por estos.

El camino es larguísimo y no es derecho, de hecho está lleno de pendientes y de piedras que esquivar, pero el amor y el deseo propio son posibles. Cada uno será más difícil para cada quien, pero no dejemos que nos digan cómo vivir, que nos limiten a vivir, tratemos de que el control que hay sobre nosotras sea el menor posible.

Él

El día estaba preciosamente caluroso, yo vestía un vestido largo y usaba unos aretes gigantes de esos que me encantan. Llegué directo a la barra, pedí un gin y fui a donde estaban mis amigos.

Él y yo teníamos varios conocidos en común, pero por cosas de la vida nunca habíamos coincidido en persona; hasta ese día. Nos presentaron y ambos dijimos “por fin te conozco”.

La tarde transcurrió normal, muchos gin, muchas cervezas, más amigos, vimos a varios DJs, conversamos mucho, comimos algunas cosas y finalmente intercambiamos nuestros números telefónicos.

Yo regresé a casa y me recibí su mensaje, preguntando si todo ok y diciéndome que le había encantado conocerme.

Él era “ese” hombre. Ese que era totalmente mi tipo cuando tenía 17 años, bad boy, cabello negro, delgado, sonrisa y nariz bonitas…delicioso. Además me había caído muy bien, habíamos pasado toda la tarde coqueteando y yo me moría por volver a verlo.

Estuvimos hablando toda la semana y quedamos en vernos el siguiente sábado en su casa.

Cuando llegó el día llovía muchísimo y hacía frío. Tuve que usar botas altas y suéter tejido -igual estaba guapísima porque los tacones me dan una especie de superpoder-. Él tenía un jean negro y un suéter gris con entramado medio étnico cool.

La casa estaba calentita, me mostró el lugar: la sala, el estudio, el baño, el cuarto de visitas y el cuarto principal. Todo normal. Me ofreció ron para tomar, en las rocas y con limón.

Me pidió ir al estudio para mostrarme algo de música y en el camino me tomó por la cintura y me besó.

Justo como me gusta, con determinación.

Yo estaba sentada sobre una cajonera desde donde lo veía en la computadora, él a veces se paraba, “me bailaba” y me besaba. Estuvimos horas hablando, escuchando música, riendo, besándonos y tocándonos. Hasta que un beso se extendió un poco más. Nos agitamos, nos empezamos a tocar más rápido y sus manos entraron por debajo de mi ropa.

Yo también me puse en acción, le quité el suéter y lo tuve desnudo frente a mí. Le besé el cuello, el pecho y pude olerlo y sentirlo por primera vez. Ahí estuvimos unos minutos, quitándonos la ropa de arriba y recorriendo nuestros cuerpos.

Pasamos al cuarto que olía delicioso, puso la luz tenue y en la cama seguimos quitándonos la ropa. Todo iba muy bien. Los besos, las caricias, los olores, el ritmo. Todo estaba coordinado y funcionando a la perfección.

Recorrió todo mi cuerpo con su boca. Su lengua pasó por mis orejas, boca, cuello, clavículas, abdomen, caderas, llegó a mi pelvis y siguió de largo, la parte interna de mis muslos, mis pantorrillas y mis pies. Los besó, los lamió, se los devoró y yo no podía creer lo que estaba sintiendo.

Iba de regreso hacia mi cara, pero antes me mordió un poco las piernas, yo gemí, subió un poco más y me mordió los muslos, gemí un poco más fuerte…estaba sintiendo algo que me encantaba.

Llegó de nuevo a mi entrepierna y me saboreó toda. Yo acostada, extasiada, sin entender nada – sin querer hacerlo tampoco- sólo me dejaba hacer y me enfocaba en sentir. Siguió un buen rato, yo no paraba de jadear, de gemir y de expresar lo bien que la estaba pasando.

Así fuimos disfrutando de nuestros cuerpos.

Captura de Pantalla 2020-05-28 a la(s) 1.38.17 a.m.Ilustración de Goldentar

 

La intensidad aumentaba cada minuto…y de la nada, pasamos de unas inofensivas mordidas a cachetadas y ahorcamientos. Él me sujetaba con fuerza y me movía a su disposición. Nunca había estado así de expuesta, de dócil, de manejable.

Me tomó de la cara, fuerte, me puso de rodillas frente a él y me ordenó que le diera sexo oral. Yo abrí la boca, metió sus dedos, los llené de saliva con mucha determinación y sentí como su miembro se contraía constantemente.

Lo chupé, lo besé, lo olí, lo viví totalmente enfocada en el momento y en lo que sucedía. Me apretó muchas veces. Me hizo sentir sus manos en mis costillas, en mi cuello, en mis senos, en mis nalgas…no hubo lugar de mi cuerpo que no sintiera sus ganas y su deseo de poseerme como un objeto.

Me golpeó, me manipuló a su disposición y yo sólo podía expresar placer. No había nada más en mí, no había nada que me impidiera vivir el momento, no pensaba en nada, no me importaba nada, no quería nada más que eso que estaba sucediendo.

La noche fue larga. Estuvimos compartiendo placer durante horas y también música, memes y comentarios de esos que sólo la complicidad te permite tener.

Todo terminó en cansancio y risas que demostraban que para ambos había sido una experiencia distinta o que por lo menos había sido una buena experiencia. Por mi parte, me descubrí en una nueva forma y entendí cosas de mí que desconocía hasta ese momento.

Esa noche me había cambiado y no había nada que pudiera hacer al respecto. Se había generado en mí algo que ni siquiera podía nombrar.

Pudimos repetirlo en un par de ocasiones, pero como la vida es una mierda y los finales felices no existen, poco a poco nuestra relación se fue desgastando y nos aburrimos de la situación.

Sim embargo, para mí, ya no hubo vuelta atrás.

Body shaming

body shaming, sexo, fuck buddy, cuerpo
Ilustración de Fabs Nocera

El body shaming es avergonzar a alguien por su físico. No sólo se trata del peso, también del tipo de cabello, del vello corporal, de las estrías, de la celulitis, del grosor y longitud las piernas, del color de ojos…todo lo que somos por naturaleza.

Desde que descubrí el concepto y el movimiento body positive le hago cara cada vez que puedo tratando de no perpetuar con nadie los estereotipos y las críticas.

Casi siempre nosotros mismos también nos atacamos y juzgamos, como resultado de años de mala educación, de ser influenciados por la sociedad y de prestar demasiada atención a comentarios de terceros que de igual forma fueron educados bajo la falsa creencia de que existe un único tipo de cuerpo ideal.

Y no, no creo que mi cuerpo esté en su mejor momento y tampoco les voy a decir que no hay cosas que quisiera cambiar, pero eso es algo que sólo me preocupa cuando me compro ropa y que sólo pienso cuando recaigo en compararme con otras mujeres. El resto del tiempo no cruza mi mente porque no quiero seguir sintiéndome mal conmigo misma.

A veces cuando me veo en un espejo de cuerpo entero, durante un segundo, no me gusto, lo que veo me hace sentir mal y sentirme mal por mi propio reflejo me hace sentir peor.

Cuando estoy teniendo intimidad con alguien, es peor, en ese momento no dejo de pensar “¿será que realmente le gusto?” En realidad,  no importa si acabamos de tener relaciones y todo estuvo increíble…La pregunta siempre aparece, por segundos, pero aparece.

Pero justo ahí viene la otra parte, la más importante, cuando entiendo que pocas veces me siento tan sexy como cuando estoy teniendo sexo. Tiene que ver con sentirme deseada y con el poder que eso me da sobre el otro. Me gusta cómo me siento, cómo me veo y obviamente me gusta gustarle al otro.

Los cuerpos distintos, cuerpos con años de diferencia, cuerpos de contextura diferente, con pieles y olores diversos, pero cuerpos que juntos hacen magia, cuerpos que no entienden de complejos cuando se unen y cuerpos que al final hacen mucho más que las palabras que los critican.

El trío que pudo haber sido y no fue

Llegamos a su casa y nos besamos intensamente en el estacionamiento.

Subimos al apartamento y allí estaba él. Bello, más bello que en cualquiera de las fotos que había visto antes. Nos presentamos y me sirvió una copa.

Estábamos los tres viendo un concierto, conversando, comiendo snacks y bebiendo vino.

Era mi primera vez en casa de Luis, quien me llamó a su cuarto con una excusa muy mala. No había terminado de cruzar la puerta cuando me estaba tomando por la cintura, me levantó y me pegó contra la pared.

Nos besamos con muchísimas ganas, teníamos días imaginando este encuentro y por fin estábamos frente a frente.

Era obvio lo que iba a pasar.

Lo hicimos. Uno de los mejores polvos de mi vida y el pene más grande que he conocido.

Afuera estaba Gabriel, solo. Mientras Luis y yo descansábamos en la cama.

-Le gustas mucho a Gabriel

-¿Si?

-Nosotros estuvimos hablando…y…¿crees que él pueda venir?

-¿Cómo?

-¿Que si te gustaría estar con él también?

-Mmm…Oook…

Gabriel salió y entró su mejor amigo. Era precioso y estaba buenísimo.

Me dijo que le encantaba desde que me vio en fotos y que le excitaba mucho. También que ellos compartían todo, que eran amigos desde muy jóvenes y que sabían cómo pasarla muy bien.

Nos besamos, le quité la ropa, nos besamos más.

Jamás me imaginé que estaría en una situación así, pero lo estaba disfrutando.

Captura de Pantalla 2020-05-14 a la(s) 9.56.25 a.m.
Ilustración de Nymphainna

Moría de ganas, pero Gabriel estaba tan alcoholizado que no logró que su pene se endureciera.

Yo, con muy poca paciencia, me levanté y me vestí.

Luis me llevó a casa, nos despedimos con un beso y más nunca volví a saber de ninguno de los dos.

El mejor sexo oral

¿Han escuchado eso de que los hombres no saben dónde está el clítoris?

Pues es verdad jaja.

Sí, todas las mujeres somos distintas, pero por algo el Satisfyer tiene tanto éxito, ¿no?

Justo así comienza una conversación con una de mis mejores amigas, contándome lo mucho que le fastidiaba que le hicieran sexo oral hasta que conoció a un tal Diego que no sólo le dio su primer orgasmo oral, sino que le dio tres.

Se conocieron por Facebook, hablaron unos días y decidieron ir por un café un domingo de invierno. Ella estaba emocionada, Diego parecía perfecto, justo el tipo de hombre que le gusta delgado pero marcado, alto, muy blanco, con canas y pecas y de 34 años.

Al encontrarse ella pensó que lucía mucho mejor en sus fotos, pero en pocos minutos se dio cuenta que la actitud de él, era lo más importante.

Ese día se besaron en el auto y se tocaron un poco. Quedaron en verse la noche siguiente. Él pasó por ella a su casa, fueron a su departamento, fumaron un poco y tomaron vodka tónics.

Conversaron mucho, descubrieron que tenían el mismo grupo musical favorito, Spacehog, y que además también tenían hobbies parecidos. Comenzaron a besarse en la barra de la cocina, pasaron al sofá y finalmente a la habitación.

Él la acostó, le abrió las piernas y comenzó a hacerlo. Y, según ella, desde el primer segundo Diego supo exactamente qué hacer. Ella no entendía nada. Jamás se había sentido así. De hecho hasta ese momento juraba que el sexo oral no era lo de ella.

Se corrió una vez, temblaba, gemía, se corrió una segunda vez y ahí fue cuando realmente se confundió, ¿dos orgasmos seguidos y con sexo oral? Cuando pasó la tercera vez, ya no sabía en qué persona se había convertido.

Diego sabía lo que hacía y se esmeraba al hacerlo. Por suerte para mi amiga, sus encuentros fueron cada vez más frecuentes y mejoraron cada vez.

703e9a25735233.56349ef417918
Ilustración de Chiara Ghigliazza