El mejor sexo oral

¿Han escuchado eso de que los hombres no saben dónde está el clítoris?

Pues es verdad jaja.

Sí, todas las mujeres somos distintas, pero por algo el Satisfyer tiene tanto éxito, ¿no?

Justo así comienza una conversación con una de mis mejores amigas, contándome lo mucho que le fastidiaba que le hicieran sexo oral hasta que conoció a un tal Diego que no sólo le dio su primer orgasmo oral, sino que le dio tres.

Se conocieron por Facebook, hablaron unos días y decidieron ir por un café un domingo de invierno. Ella estaba emocionada, Diego parecía perfecto, justo el tipo de hombre que le gusta delgado pero marcado, alto, muy blanco, con canas y pecas y de 34 años.

Al encontrarse ella pensó que lucía mucho mejor en sus fotos, pero en pocos minutos se dio cuenta que la actitud de él, era lo más importante.

Ese día se besaron en el auto y se tocaron un poco. Quedaron en verse la noche siguiente. Él pasó por ella a su casa, fueron a su departamento, fumaron un poco y tomaron vodka tónics.

Conversaron mucho, descubrieron que tenían el mismo grupo musical favorito, Spacehog, y que además también tenían hobbies parecidos. Comenzaron a besarse en la barra de la cocina, pasaron al sofá y finalmente a la habitación.

Él la acostó, le abrió las piernas y comenzó a hacerlo. Y, según ella, desde el primer segundo Diego supo exactamente qué hacer. Ella no entendía nada. Jamás se había sentido así. De hecho hasta ese momento juraba que el sexo oral no era lo de ella.

Se corrió una vez, temblaba, gemía, se corrió una segunda vez y ahí fue cuando realmente se confundió, ¿dos orgasmos seguidos y con sexo oral? Cuando pasó la tercera vez, ya no sabía en qué persona se había convertido.

Diego sabía lo que hacía y se esmeraba al hacerlo. Por suerte para mi amiga, sus encuentros fueron cada vez más frecuentes y mejoraron cada vez.
703e9a25735233.56349ef417918
Ilustración de Chiara Ghigliazza