No soy suficiente

Hace un par de día me conseguí con esta imagen y no es que yo sea la persona más creyente del universo, de las estrellas o del destino…para nada. Pero sinceramente creo que no fue casualidad.

Captura de Pantalla 2020-05-11 a la(s) 11.47.11 a.m. Ilustración original de @rrrrubex

 

Llevo toda la vida sintiéndome insuficiente, sintiendo que no soy lo suficientemente guapa, lo suficientemente inteligente, lo suficientemente graciosa, incluso hoy a mis 27 años puedo decir que no tengo ningún talento; por los menos ninguno tangible. Mucho menos alguno relacionado con las artes. No sé bailar, no sé dibujar, no sé cantar, tampoco toco ningún instrumento.

Y llevo toda la vida sintiendo que por eso, justo por no ser suficiente, por no resaltar es que no merezco amor. Porque no soy lo suficientemente especial.

No me malinterpreten, tengo amigas y amigos, muy cercanos, gente que estoy segura que me quiere, pero me refiero a ese amor que te nace desde las entrañas, ese que te hace entender todo sobre otro, el que te hace apreciar todo, lo bueno y lo malo, ese que abraza, que toca y que besa.

Y aunque pueda parecer que sólo hablo de amor romántico, también me refiero al amor familiar, al amor de madre, de padre, el amor en general, la validación externa…TODO.

Al final, esa imagen de Rubén Álvarez me llegó tanto porque es algo que necesito repetirme a diario: quien no es capaz de apreciar lo que soy hoy, con lo bueno y lo malo, la verdad es que no debería estar a mi lado. No importa quién sea. Cada uno debemos buscar nuestro bienestar y si eso se traduce en dejar ir a personas, pues será.

Y si a quien debemos dejar ir somos nosotros mismos, pues que así sea. Soltar los malos pensamientos, soltar los traumas, los complejos y mejorar a diario.

Nadie dice que sea fácil, pero algo tengo -tenemos- que hacer.

Hermanas

“Las mujeres son unas arpías…”

“No se tratan bien entre ellas y son sus peores enemigas.”

¿Te suena?

Seguramente sí…

Pero, ¿crees que es cierto?

Yo no.

Yo veo a las mujeres como hermanas, como cómplices e iguales a mí.

No fue fácil, pero dejé de criticar y odiar…Ahora aconsejo, escucho y doy mi apoyo.

Entiendo las circunstancias de las demás y busco acercarme porque sé que nadie nos entiende tanto cómo nosotras mismas.

Sé que los logros de una, son los logros de todas.

Y no dudo en abrazar a cualquiera que se sienta sola, con miedo, o que simplemente quiera un poco de afecto.

Porque podemos ser amigas, ser confidentes, ser aliadas…y necesitamos serlo.

Y nadie nos puede decir lo contrario.

Sólo nosotras sabemos lo que sentimos cuando una desconocida nos dice que estamos guapas y que le gusta nuestro estilo.

O cuando otra nos cuenta algo que la emociona.

Incluso cuando alguna se ofrece a hacer algo por nosotras.

O nos sonríe en la calle.

Ya no me siento sola porque las tengo conmigo.

¡Así que no! Yo no creo que somos enemigas o que debamos competir.

Creo que somos un trampolín para la otra y que tenemos todo y más para lograr lo que queremos.

Si otros quieren mantenernos separadas es porque saben el poder que tenemos cuando estamos juntas.