¿Las mujeres intimidan a los hombres?

¿Hay ciertas mujeres que intimidan a los hombres?

¿A los hombres les dan miedo las mujeres exitosas?

¿Somos unas locas feministas y todo está en nuestra imaginación?

Voy a hablar de algo personal que tengo ya varios años viviendo y que además condiciona la clase de hombre que me atrae.

Mi última relación “seria” fue hace más de cinco años, luego me fui de Venezuela y desde 2015 he estado saltando de romance en romance y de país en país. En todo este tiempo he cambiado de formas que nunca hubiera imaginado, he hecho cosas que no creí hacer y me he demostrado un coraje que ni soñaba. Todas esas experiencias me han dado una personalidad y un carácter que siendo muy honesta sé que no es fácil y puede llegar a ser un poco abrumador.

Puedo no caerle bien a todo el mundo porque hablo fuerte, porque me faltan dos rayitas de filtro, digo muchas groserías y me encanta dar mi opinión. Además hablo abiertamente de sexo, soy inteligente, buena en mi trabajo, independiente y no soy sumisa…

Entendiendo lo anterior y dejando claro que sé que no le tengo que gustar a todo el mundo, puedo decir que más de una vez he sentido que un posible prospecto se aleja de mí porque se siente intimidado. En realidad ya el asunto se transformó a que muchos ni siquiera se me acercan -ya sea por ellos o porque yo misma los alejo-.

Esto no me pasa sólo a mí, es una conversación constante con mis amigas solteras.

“Todos quieren a alguien honesto, hasta que les dicen algo que les duele”. Algo así pasa con esto, “todos quieren a una mujer exitosa e independiente” hasta que consiguen a una que no se queda callada, que es más guapa o que gana más que ellos.

Yo busco rodearme de personas que admiro, mis amis son gente talentosa e inteligente, y en el plano romántico es igual. Me interesan personas que puedan sumar a mi vida de diferentes formas.

Sobre este tema hablé con varios hombres. Algunos me dijeron que ni siquiera lo intentan porque sienten que esa mujer no les prestaría atención, que está fuera de su liga y que no estarían a su par. Varios hablaron del tema económico y profesional, otros dijeron que la diferencia en la experiencia sexual era determinante. Uno que otro me dijo que le incomodaba la idea de sentirse menos y otros tantos que más bien el hecho de que una mujer “exitosa”, “poderosa” o “muy guapa” les prestara atención y decidiera compartir tiempo con ellos los motivaba a ser mejores o a ver cosas en ellos que ignoraban.

Sé que no soy la más exitosa, graciosa, o guapa y con todo y eso todo lo descrito en los párrafos anteriores por mucho tiempo me frustró. Hoy sé que es un filtro más para la gente que se me acerca o que quiero tener conmigo.

¿Por qué a los hombres no les gusta dar sexo oral?

Hace unos 5 años conversando con una de mis mejores amigas, me preguntó si yo les pedía a los hombres que me hicieran oral porque ninguna de sus parejas se lo había hecho y ella no entendía por qué.

La verdad es que hasta ese momento no había escuchado nunca de ese “fenómeno”, pero comencé a prestarle más atención al asunto y encontré que muchas mujeres se quejaban de lo mismo.

Según un estudio hecho en EE.UU. sólo el 35% de los hombres millennials heterosexuales hacen sexo oral. Por otro lado, 14% de 18 a 22 años “no lo consideran necesario” y casi un 50% de 18 a 27 años de edad dicen sentirse más cómodos con el sexo que con el cunnilingus, porcentaje que se reduce a 32% entre los 28 y 32 años.

Yo estuve preguntando y obtuve distintas respuestas:

1) Olor, sabor, textura y aspecto

Estas fueron sin duda las respuesta más comunes. Algunos también mencionaron los vellos como parte del problema.

La verdad es que la vulva es una zona complicada porque es húmeda, oscura y propensa a infecciones. Nuestro PH va cambiando constantemente a lo largo del mes, por eso, ninguna sabe o huele igual todo el tiempo. Además, así como en el sabor del semen, la alimentación también influye en el sabor del flujo.

 “A mí me ha pasado en no más de 3 ocasiones que ha sido la higiene o cierto olor que según yo tiene que ver con la orina”.

Como les dije el olor y sabor varía entre una y otra y también en una misma mujer, por ejemplo si nuestra menstruación está por comenzar o terminando, el sabor es mucho más fuerte y cuando ovulamos podemos tener el flujo más espeso.

Otra realidad, es que hay miles de productos de higiene femenina -dañinos, btw- que intenta “ocultar” el olor natural y por eso muchas personas tienden a asociar el olor o los vellos con mala higiene. Las vulvas huelen y tienen vellos, todo lo demás es decisión de cada quién.

Hay olores “normales” que no tienen que ver con poca limpieza -los penes también saben y huelen- y hay otros que tienen que sí tienen que ver con la higiene -no me hagan hablar del esmegma, por favor-.

Lo recomendable y necesario, según yo, es bañarse antes y después de tener relaciones, así nadie se lleva sorpresas.

Pero seamos conscientes si tienen toda la noche bailando, yendo al baño de un bar y luego se van a coger AMBOS van a saber y a oler…Entonces mejor báñense o limpien sus partes. Tampoco olvidemos que somos animales y que hay olores que nos gustan y otros que no por puro instinto animal. Hay sudores que nos excitan y otros son un gran turn off.

Sobre el aspecto, pues esto ni cómo hacerle jaja. Lamentablemente para todos, crecemos viendo genitales de cierto aspecto en la pornografía y es normal que desarrollemos gustos por algo en específico. Nada es obligatorio y el consenso es nuestra palabra favorita, si no te provoca hacerlo; nada te obliga, pero tampoco espere que te lo hagan a ti.

2) No saber cómo hacerlo

“Creo es muy común en nosotros los hombres que no sabemos hacerlo… O creemos saber cómo hacerlo y resulta que nuestra pareja no tiene placer y se quita sutilmente…Vaya no practicamos, no sabemos…ignorancia pues”.

Sobre estos comentarios, que fueron bastantes, llegué a tres conclusiones:

¿Cuántas felaciones y cunnilingus vemos en un video porno cualquiera? La diferencia es muchísima. Eso explica porque es mucho más habitual que las mujeres hagamos sexo oral que los hombres, de igual forma estamos mucho más expuestas a “aprender cómo hacerlo”.

¿Cuántas de nosotras sabemos cómo nos gusta o lo comunicamos? Yo soy un caso muy claro de esto, sólo un hombre me ha comido de la forma que me gusta y por más que intenté entender qué era lo que hacía, la verdad es que no logré descifrar los movimientos y él tampoco me supo explicar. Hay cosas que sí tengo definidas y que no tengo problema en pedirlas en ese momento, pero creo que necesito mucha práctica con una pareja para que ambos descubramos realmente cómo me gusta.

“A mí me encanta darle oral a las mujeres, pero todas las que me han tocado casi no les gusta”.

Ese es mi caso, pero sé que hay chicas que no se sienten cómodas pidiendo o que incluso llegan a sentir vergüenza del acto en sí 😔. -Amigas, de nuevo, no hay nada que las obligue a experimentar prácticas, pero nunca se queden con las ganas por pena, por creencias impuestas o por cualquier cosa que no sea su decisión-.

Puede que no lo pidan o que digan que no les gusta porque nadie se los ha hecho bien...Así de triste. Alguna vez un amigo me dijo que “no hay mamada mala” y eso no podría estar más alejado de la realidad de las mujeres.

La verdad es que un cunni mal hecho puede sacar del mood demasiado rápido y como me dijo una chica en las respuestas “prefiero que no lo hagan, a algo mal hecho.” (Vieron que la solución siempre termina siendo la comunicación y práctica 😛).

3) Michael Douglas

Ya sé que esto suena muy raro, pero resulta que en 2010 Michael Douglas dijo que tenía cáncer de garganta y un par de años después dijo que había sido por dar sexo oral a una mujer con VPH -aunque igual Douglas fumaba y bebía alcohol- y muchos hombres quedaron traumatizados con esas declaraciones.

“Me sugestioné y después al tener la oportunidad de dar sexo oral, viene a mi mente el buen Michael Douglas desaprobándome”.

¿Cómo pasa esto?

Esto es educación sexual básica, pero yo soy fan de hablar de la importancia de cuidarnos de las ETS 🤓 y les voy a contar algunas cositas importantes:

-Hay más de 100 de tipos de VPH, algunos causan verrugas o síntomas visibles y muchos otros no.

-La mayoría de los hombres son completamente asintomáticos.

-Si eres mujer el VPH se detecta con el papanicolau, citología y colposcopia.

-Si eres hombre no hay una prueba específica para el VPH, pero siempre puedes hacerte estudios como el TORCHS.

-El VPH no tratado es la causa más común de cáncer de cuello uterino, pero puede causar también cáncer oral, de garganta, ano, pene y vagina.

-Existe una vacuna contra el VPH que se debe colocar cuando todavía somos niños.

-La mayoría de las personas tendremos VPH en algún momento y es muy probable que nuestro cuerpo lo elimine solito.

4) Sexo casual

“No me gusta dar oral cuando es sexo casual por temor a contraer algo”.

Pues esto es claro como el agua, no deberíamos tener relaciones sexuales sin protección y menos si son casuales. Eso incluye el sexo oral. Con los hombres, es más fácil porque siempre puedes chuparla con condón, pero lamentablemente los condones femeninos son prácticamente igual de mitológicos que los unicornios, entonces eso lo complica un poco más.

5) Desinterés o falta de ganas

“Amigos me han platicado de casos en los que simplemente no les interesa hacerlo, no les preocupa el placer de su pareja y les da flojera”.

Aquí no tengo mucho que decir *tos*machismo*tos*.

El sexo es un acto egoísta, sí, pero sí ya estamos en el momento y en el mood no nos cuesta nada preguntar o intentar que el otro se sienta bien o la pase mejor, ¿no?

6) Porque no les gusta

“Yo sólo lo hago por complacer a la mujer, pero en sí, no me gusta hacerlo. No me gusta el sabor ni la textura que siento al chupar”

Estas fueron la menor cantidad de respuestas. En plan tajante, “no lo hago bajo ninguna condición porque realmente no me gusta” o “lo hago por complacer porque no lo disfruto”.

Y de nuevo, todo consensuado nada por obligación.


Me alegró saber que muchos de los que contestaron dicen no tener problemas con tampoco recibir sexo oral y otros llegaron a decir que prefieren dar que recibir.

Hay que comunicarnos con los otros y hay que cuidarnos de ETS…hay que tratar de vivir nuestra sexualidad de forma plena y segura. Entendamos que todos somos distintos y que hay cosas que funcionan para unos y para otros nada que ver. El sexo siempre debe ser con consentimiento y no por ninguna obligación.