Esta necesidad infinita

 

ilustracion soledad sanar mujer amor propio
Ilustración de @zanahoriapecosa

 

Tengo esta necesidad infinita de que me quieran.

De ser amable con todos.

De siempre sonreír.

De hacerlos reír.

Nunca sé quién se interesará lo suficiente en mí para desear mi compañía.

Para hacerme sentir que no soy poca cosa y que merezco ser querida.

Ser tocada.

Ser besada.

Ser abrazada

…con amor.

 

____________________________________________________________________________________________

Yo quiero sanar.

Porque sí me siento rota.

Porque creo que me lo debo a mí misma.

Y si tú te has sentido de alguna forma parecida a esta, o estás pasando por algo que no te permite ser y florecer como deseas…quiero que sepas que no estás sola.

 

 

¿Y si mejor apagamos la luz?

Sarcasmo: on

Pues sí, todos sabemos que es mejor utilizar ropa con líneas verticales para estilizar la figura, para lucir más altas y para que cualquier kilito de más se disimule.

Porque nada queremos más las mujeres que disimular nuestro cuerpo, que dejar de estar gordas y que lucir perfectas para que los ojos de otros se deleiten.

De verdad.

No hay un día en que no quiera escuchar los comentarios que los demás tienen para decir de mi cuerpo -porque no, no tengo espejo en mi casa y no me veo a diario- que si estoy más delgada, que si estoy más gorda, que si estoy muy blanca, o que siempre tengo cara de tristeza.

Sarcasmo: off

Perdónenme, pero puede que esté triste, que no esté comiendo y que sea eso lo que me hizo adelgazar.

O que esté estresada y llenándome de comida porque no sé cómo resolver mis problemas.

Incluso también puede que esté pasando por un tema hormonal que me tenga desbalanceada.

Porque toda mi vida ha sido así: bajar de peso y subir y volver a bajar y volver a subir. Y todas esas veces he estado más cerca de tener un cuerpo hegemónicamente aceptado que de lo opuesto. Y si yo estoy harta,  no puedo imaginar lo que sienten las chicas que se alejan más de lo socialmente aceptado.

Bueno no, mentira, en realidad sí lo imagino, porque son mis amigas, porque son mujeres que admiro y que leo a diario, porque comparto y discuto con ellas en foros y porque trato de ser un poco empática y no andar por el mundo sin ponerme en los zapatos de los demás.

Y justamente por eso, eso que he leído, que he investigado y que converso casi a diario con mis amigas y las mujeres que me rodean es que quería escribir sobre esto.

Porque sí algo he aprendido es que no importa qué tanto intentes “ocultar” o “disimular” eso que no te gusta de tu cuerpo, los demás lo ven. No importa si evitas la ropa grande en la parte inferior porque “ensancha tus caderas”, o prefieres los zapatos nudes para parecer más alta, o si utilizas sólo ropa que oculte tus brazos gorditos o tu celulitis…créeme los demás lo notan.

Y eso es todo menos desilusionante, por el contrario, debería ser algo que nos libere.

 

amor propio ilustracion
Ilustración de @Mara_parra_s

Porque si estamos en el súper, en el bar, en un concierto o en la calle y alguien nos voltea a ver, nos sonríe, nos habla o nos invita un trago…esa persona sabe bien -físicamente- a lo que se está enfrentando.

Si le gustaste en una situación cualquiera, en un momento aleatorio donde su atención podía estar en mil otras cosas y decidió enfocarse en ti; créeme que no es porque no se está dando cuenta de tu cuerpo en ese momento.

Los cuerpos cambian, nuestros ánimos cambian, nuestra actitud cambia, todo influye. Pero en serio, no hay forma de que alguien que te ve en el bar y te invita a salir, se “sorprenda” al ver que tienes un pliegue debajo del bra cuando te ve desnuda.

Sé que es fastidioso, que el discurso lo escuchamos por todos lados y que cansa, pero en serio, lo digo muy sinceramente. Lo he conversado muchas veces y estoy convencida.

No quiero convertirme en una predicadora del amor propio, sólo quiero que veas desde otra perspectiva y si es posible que escuches comentarios de otres que te reafirmen esta idea. Quiero que converses, quiero que debatas, quiero que te tomes un trago hoy con tu mejor amiga o amigo y que hablen de sus inseguridades, de sus complejos y de cómo hemos vivido años oprimidas por estos.

El camino es larguísimo y no es derecho, de hecho está lleno de pendientes y de piedras que esquivar, pero el amor y el deseo propio son posibles. Cada uno será más difícil para cada quien, pero no dejemos que nos digan cómo vivir, que nos limiten a vivir, tratemos de que el control que hay sobre nosotras sea el menor posible.

¿Por qué tomarse nudes?

Rue de Euphoria -cosita bebé Zendaya- dice que en la actualidad “las nudes son la moneda del amor”, y sí, pero del amor propio, no del amor a otros.

pololartx-nude-selfie
Ilustración de @pololartx

Llevo meses -real meses- tratando de ver cómo abordar este tema. ¿El detonante? Conversaciones con amigas en las que me dicen que no recuerdan la última vez que se tomaron fotos, o amigos que me dicen que sólo lo hacen cuando se lo piden…ambos lo hacen sólo cuando están sexteando. 

Y ahí me ven a mí, diciendo que me tomo fotos desnuda o sugestivas a diario. Lo hago al levantarme, después de hacer ejercicio, antes de bañarme o después. Da igual. Lo importante es que me dan ganas y me gusto, sin importar el día, la hora, e incluso más importante sin importar si hay alguien que las vaya a ver.

Lo que trato de decir es que sí, está deli sextear, está deli recibir cumplidos, está deli que te digan lo guapa que te ves…pero también está MUY deli gustarte y darte ganas a ti misma y que no necesites de nadie o una motivación externa para darte un cumplido.

Puede que no sean fotos, puede que sólo sea pararte frente al espejo, verte y decirte que estás guapa y divina, o que al salir de la ducha cuando estás acostada en toalla pensando sobre la vida, veas tu cuerpo, tus curvas, tus pliegues, tus manchas…y los quieras.

De verdad, tomarte fotos a ti misma es de los ejercicios más bonitos que puedes hacer para aprender a amarte y a gustarte, como todo requiere práctica, pero te aseguro que día con día aprenderás con cuáles poses te sientes más cómoda, o qué ropa te hace sentir más poderosa…sólo necesitas hacerlo. Y como NO tienes que compartirlas con nadie, puedes simplemente tenerlas en tu galería e ir aprendiendo de ti, ir conociéndote, viéndote desde todos los ángulos posibles, y poco a poco – te juro que pasará- serás una pro de las nudes que sabe exactamente cómo posar o cómo colocar su cuerpo para estar más diosa que nadie.

Lo que quiero decir con todo esto, es que no necesitas de otro para hacerlo, que conocer nuestro cuerpo es primordial, que saber cómo somos y cómo lucimos es básico y que si bien ya tienes equis cantidad de años viéndote, no es lo mismo empezar a verte como el ente sexy y sensual que eres.

Entonces, no importa si no hay un novio o una novia que te responda con 🔥 cuando le envíes la foto, lo que importa es que con este ejercicio te vas a llenar de poder. Y si te sientes mal y no te gusta lo que ves, practica, hazlo, créeme que todas -todes- tenemos lo necesario para ser bellezas deseables y provocar.

Y si necesitas ayuda, consejos o simplemente alguien que te dé cumplidos…pues aquí estoy yo 😏😉.