Los dioses que bajaron del cielo

La primera vez que me acosté con un hombre MUY guapo -hegemónicamente hablando- fue en Uruguay,  ni en mis mejores sueños hubiese imaginado que se fijaría en mí. Lo más excitante fue todo lo previo al encuentro sexual: los mensajes, fotografías y audios que compartíamos por WhatsApp. La verdad del encuentro en sí recuerdo muy poco.

Después de él, vinieron otros. Siempre pasaba lo mismo, toda la previa era increíble y mi imaginación volaba, los actos sexuales estaban bien, eran excitantes, era normales, eran como cualquier encuentro de una noche con un desconocido.

Muy rápido esa sensación de «éxito» fue desapareciendo. Muy rápido dejé de sentirme especial o de dudar de por qué hombres así se fijaban en mí. Entendía mi contexto, ellos me lo hacían saber «el caribe, la sangre caliente, el acento…» las razones eran varias, pero siempre eran las mismas. Y la verdad es que dejó de importar muy rápido.

También entiendo que si bien todo comienza por los ojos, hay varias cosas que suman al atractivo sexual que una persona tiene -las mismas que restan-. Y yo creo conocer algunos de esos atributos no físicos que me favorecen.

Al venir a México la cosa cambió porque este país es más grande, hay más variedad y porque también somos muchísimos más los migrantes o extranjeros que estamos aquí. Además yo estaba en el peso más alto de toda mi vida y no estaba cómoda con mi aspecto físico.

Pero entonces, ¿qué pasó?

Que nada de eso importó. Seguía haciendo match con hombres guapísimos y seguíamos viéndonos y esa motivación o esa sensación de sentirme una ganadora seguía disminuyendo cada vez que pasaba.

En Euphoria -perdón por las continuas referencia a la serie- Kat dice: «no importa que tan cool, sexy o inteligente tú pienses que un hombre es…en realidad todos son patéticos». Sacada de contexto puede parecer una afirmación fuerte, pero la esencia es lo que quiero rescatar.

Al final, todos tenemos mitificados o «endiosados» a otros humanos, por inteligentes, por talentosos, por guapos, por las razones que sean…y se nos suele olvidar que en realidad todos tenemos defectos y complejos.

Yo creo que puedo estar con quien quiera, realmente con quien se me antoje, porque no me da miedo coquetear, porque estoy «segura» de mis atributos y porque algo que también se sigue repitiendo cada vez que estoy con alguien muy guapo, es ese momento postcoito en el que ambos estamos extasiados, echados en la cama, yo me paro, voy al baño, me veo en el espejo y pienso en lo que acaba de suceder: allí desnuda, sudada, con cara de felicidad, comparo nuestros cuerpos, sus definiciones, sus firmezas, sus contexturas, etc y a pesar de que nunca nos parecemos -porque cada cuerpo es distinto- sé que lo que acaba de suceder no fue un favor que me hicieron a mí, sé que el otro por más dios griego caído del Olimpo que parezca está ahí porque quiere, porque le interesó, lo decidió y porque le gusto.

amor propio
Ilustración de Velychko Viktoriia

Ahora, otra cosa:

Sinceramente creo que lo anterior no es demasiado revelador y como no me sentía cómoda con sólo mostrar esa mínima parte, les pregunte a varios amis sus experiencias y cómo les afectaron o no.

«¿Alguna vez te has sentido realmente soprendid@ por coger con alguien que en tus estándares es demasiado guap@? O sea, en plan de que no te lo crees…»

Aquí algunas de las respuestas:

-«En mi experiencia fue que me aumentó la confianza y dije «qué chingón» porque sabía que era algo de un sola vez y ya, y que si se dio fue porque él quiso y le gustó algo de mí».

-«Los complejos cambian. La primera vez dije «Wow, creo que no estoy tan mal». La segunda vez fue una reafirmación de seguridad hacia mi cuerpo y hacia mi misma».

-«Siempre me pregunté cómo pasó o porqué, dudando de mí. El creer no sentirme a la altura me hizo sentir raro espiritual y físicamente porque sé que soy interesante por lo que sé, además soy apasionado con los temas que me interesan…Siempre he sabido cuáles son mis complejos, pero igual me hizo sentir raro». 

-«Sólo me ha pasado dos veces: con una chica y con Rod -mi pareja desde hace más de 5 años-. No creo que haya cambiado mi percepción de mis complejos porque creo que son cosas muy profundas. Aunque el refuerzo exterior ayuda hay muchas cosas difíciles de procesar. Todavía después de tantos años juntos, me sigo sintiendo insegura sobre todo porque mi cuerpo actualmente no me gusta. No me da miedo que me deje por otra persona, sino que me deje por otra vida. Es ese constante sentir que no soy suficiente aunque él siempre me diga lo talentosa, atractiva e inteligente que soy…».

-«Pues no sé si cambió algo en mí. Más bien es como que te da seguridad en la parte de interactuar con todo tipo de personas. Mis complejos creo que los acepté desde antes y viví desde entonces con ellos». 

Sí hubo un cambio muy grande en mí. Fue e mi viaje a Europa en el que estuve con hombres que eran todo un sueño para mí. Y al regresar del viaje, mi autoestima subió al 100%, no necesité hacer nada en ese viaje más que ser yo misma. Creo que siempre me sorprende con quién salgo. En general creo que una mujer puede estar con quien le plazca mientras se tenga confianza, eso se ve y eso es lo que llama la atención del otro.»

-«Creo que la primera consecuencia en mi caso, fue inseguridad. En plan lo conseguí pero no me lo creo y me llené de miedos. Ahora ya estoy en otro nivel porque he crecido, soy feminista y estoy empoderada». 

-«Pues me pasaron dos cosas: 1) entender que el sexo tiene una parte de atracción física y otra que es como de energía. Entonces viendo que él estaba tan bueno y la verdad puede elegir con quién acostarse, me dije «tienes muy buena energía sexual». En realidad, él me pareció un trofeo. Y lo otro fue que el sexo me gustó mucho y todo se terminó convirtiendo en un ejercicio de autocontrol porque él solo quiere sexo y ya tenemos un año viéndonos. Entonces a estas alturas me da igual, ya no me genera lo mismo que cuando lo conocí».

Nunca me he considerado lindo, Para las chicas siempre he sabido que soy feo, pero estar con ella me subió el ego y empecé a tenerme algo de cariño porque estuvimos juntos casi 5 años».

beso pareja heterosexual
Ilustración de Velychko Viktoriia

 

Es evidente que todos tenemos complejos, que todos conocemos gente que nos parece inalcanzable y que por cosas de la vida a veces terminamos teniendo en nuestra cama. Cada quien aprende de forma distinta sobre lo que le pasa. Pero sin dudas, el físico no define a una persona y no olvidemos que tampoco define que sea un buen polvo o no. Ojalá logremos dejar de compararnos con los demás, dejemos los complejos atrás y también dejemos de ver el físico como una medida y cambiemos la valoración que le damos actualmente.

¿Por qué me tratas así?

¿Alguna vez te has confundido por como actúa una persona? Por momentos te hace sentir como lo mejor del mundo y sobre las nubes y luego con la misma facilidad te hace sentir miserable o mínimo.

Esto me pasó a mí durante mucho tiempo, fui a terapia, mi psicóloga me habló acerca del reforzamiento y esto es lo que puedo decir al respecto:

El refuerzo puede ser positivo o negativo. Pensemos en un perrito y en cómo lo educamos: cuando hace algo bueno le damos un premio y cuando hace algo malo lo castigamos. Esos son reforzadores de conducta, son estímulos que funcionan como consecuencia a nuestras acciones.

Lo complicado es cuando la misma acción provoca un refuerzo positivo y en otro momento un refuerzo negativo.

Ese comportamiento se llama «refuerzo intermitente» y en mi caso era muestra de violencia. Básicamente me reforzaban de manera positiva, con halagos, caricias, regalos, etc y a la vez -y aparentemente sin ninguna razón o sin seguir ningún patrón determinado- hacían lo contrario.

Yo estaba en una relación dependiente y vivía esperando o tratando de adivinar qué tenía que hacer para ser reforzada positivamente. Trataba de entender lo que pasaba y estaba llena de culpa, de inseguridades y de miedos. Me volví «adicta» a esos refuerzos positivos que nunca sabía cuándo iban a llegar y me esforzaba mucho más por obtenerlos. Vivía entre expectativas e incertidumbre.

Es una combinación común, pero más tóxica que Chernóbil.

Utilizaban el refuerzo intermitente para manipularme mientras yo tenía baja autoestima y era muy dependiente emocionalmente. Me repetían frases como «olvídalo que eso ya pasó», «¿otra vez con lo mismo?·, «fue sólo un chiste»…

Otros ejemplos de este tipo de relación pueden ser: si te escribe todas las mañanas para desearte un buen día y de la nada lo deja de hacer, pero luego vuelve a hacerlo como si nada hubiese pasado y sin disculparse. O si cuando se ven esta persona es muy atenta y cariñosa, pero otros días es muy seca y luego vuelve a ser atenta y cariñosa.

También hay personas que están expuestas a cosas más difíciles como días enteros de silencio para luego recibir un regalo; o golpes y luego arrepentimiento en forma de un boleto avión sorpresa…

Lo importante es entender que el RI se puede manifestar de muchas maneras en las relaciones abusivas. Además de que la víctima puede tardar mucho en reconocer el abuso porque viene acompañado de cosas buenas y refuerzos positivos.

Cuando nos sentimos bien nuestro cerebro libera dopamina y serotonina -entre otros- y también nos acostumbramos a estos neurotransmisores y llegamos a necesitar cada vez mayor dosis de eso que nos hace producirlos. Puede ser el ejercicio, la comida, el sexo, las drogas, etc…Por eso se habla de adicción cuando se está en una relación tóxica y dependiente. Porque una de las partes se vuelve adicta a lo que la otra parte le causa, químicamente hablando.

Como expliqué es difícil para la víctima darse cuenta que está siendo abusada porque no algo que pase constantemente y porque tampoco logra entender qué es lo que detona el comportamiento negativo de su ser querido. No olvidemos que si bien esto es común en parejas, también puede ocurrir en cualquier tipo de relación, con familiares, con amigos…

Enterarme de que eso que me pasaba tenía nombre me liberó y me ayudó a sanar. Si te sientes identificado con algo de esto o alguna parte del texto te resuena, busca ayuda y créeme que no estás sola ni solo y puedes salir de ello.

mujer soledad relacines tóxicas dependencia adicción
Collage de @lookattheparkinglot

 

Nuestra primera vez

Teníamos meses sin hablar y muchos más sin vernos. Su mensaje fue totalmente imprevisto y yo me esperaba lo peor. Nos saludamos y abrazamos, tan cálida como siempre.

Hacía bastante calor dentro de su casa. Me quité el abrigo, la bufanda y el suéter y los dejé en el sofá. Dos minutos después, su gato estaba olfateando todo y durmiéndose sobre mis cosas. Estoy segura de que él también me extrañaba.

Me dio una cerveza y nos sentamos en la alfombra de la sala. Yo estaba muy nerviosa, no entendía nada. Le pregunté si todo estaba ok. Me dijo que sí, que nada malo había pasado, que había soñado conmigo y que simplemente quería verme.

Nos pusimos al corriente de todo lo que había pasado en esos meses: se había separado de Manuel -con quien apenas empezaba a salir la última vez que la vi-, la habían ascendido en su trabajo, su sobrina había pasado a primer grado y muchas otras cosas…Yo básicamente seguía igual, aunque por fin había conseguido un trabajo en el que sentía cómoda, estaba rodeada de gente interesante y estaba haciendo lo que me gusta.

Las horas pasaban.

Nos acostamos, seguíamos bebiendo cerveza, reíamos y hasta lloramos. Me abrazó y me besó en la frente, dijo que me había extrañado mucho y yo le dije que la quería demasiado.

Y así de la nada, me besó en los labios. Era la primera vez que eso pasaba. Nunca habíamos hablado de la posibilidad, nunca habíamos insinuado nada y fue tan inesperado como su mensaje.

Le tomé su cara y la seguí besando con la mayor delicadeza. Se sentía tan suave que no quería lastimarla, quería comérmela toda, pero poco a poco. Bajé a su cuello, lo besé y lamí, subí a sus orejas…gimió muy bajito en mi oído.

Ya estaba sobre ella, seguíamos en el piso y seguíamos besándonos. Me separé un poco, la vi, sonreí, sonrió de vuelta y nos reímos. Todo parecía estar bien, pero no pude evitar preguntarle cómo se sentía. Sólo se río y respondió «esto es justo lo que había soñado».

Le quité la playera y no tenía bra. Besé sus senos, preciosos, del tamaño de mis manos, suaves y con olor a gloria. Mi mano derecha comenzó a bajar por su pecho, su abdomen y sus caderas. Estaba sintiendo todo y todos mis sentidos estaban enfocados en ella.

Poco a poco fui recorriendo con mis manos y boca todo su cuerpo. Entreabriendo los labios y ejerciendo un poco de  presión sobre su piel. Justo en su cadera no me pude contener y la mordí un poco, muy suave. Ya en este punto, mi mano derecha estaba en su entrepierna caliente y húmeda y mi mano izquierda la levantaba un poco del suelo para poder apretarle las nalgas.

Terminé de desvestirla, mientras ella me sacaba la parte de arriba. Besos iban y venían. Pero también nos tocábamos mucho, estábamos explorando nuestros cuerpos, porque sí, nos conocíamos desde siempre, pero no de esta forma.

Yo no podía más, mis gemidos cada vez eran más frecuentes. Ya quería sentirla dentro de mí y estar dentro de ella.

Decidimos pasar al cuarto, dejamos la ropa en la sala y la luz encendida. Como la habitación no estaba tan lejos de la sala, la luz que emitía la lámpara era suficiente para vernos sin aturdir, creaba reflejos y contraluces ideales para la ocasión.

Ya en la cama, comenzó a quitarme el pantalón, mis piernas temblaban, yo entera temblaba. Aprovechó y movió mi tanga un poco, sólo para acariciarme con sus dedos y luego subió a mi cara, me probó y me hizo probar sus dedos.

Ya desnudas por completo, seguíamos besándonos, nos lamíamos, nos gemíamos al oído, nos mordíamos y nos apretábamos por todos lados.

Bajé a comerla, a sentirla con mis dedos, lengua y labios. Primero me enfoqué en lamerla lento y en besar la parte interna de sus muslos. Luego hice más presión en su clítoris y dejé que sus movimientos y gemidos me guiaran. Estando tan cerca podía sentir todo, no necesitábamos hablar. Finalmente metí dos de mis dedos en ella y comencé a moverlos. Todo a su ritmo: sus caderas, su humedad y sus gemidos me indicaban cómo hacerlo.

Comenzó a hacerme lo mismo con sus manos. Me sintió por completo en ese momento y durante un rato estuvimos jugueteando con la otra, con muchos besos y lamidas incluidas. Yo fui la primera en acabar y lo hice muy deli, estoy segura que no hubiese podido estar más mojada. Seguíamos estimulándonos y fue su turno de llegar al orgasmo. Me encantaría poder describir exactamente su cara en ese momento y en los segundos posteriores, pero era una mezcla entre felicidad de «niña buena» con cara de querer hacerme de todo y de querer mucho más.

Yo tenía minutos temblando y no podía más, estaba completamente fuera de mí.

Estábamos cansadas, las dos habíamos trabajado todo el día y ya teníamos horas bebiendo alcohol, pero queríamos más…así que seguimos, no sé por cuánto tiempo, pero cada minuto que pasaba era mejor que el anterior. Logramos parar, nos duchamos y dormimos juntas y desnudas por primera vez…

 

sexo lésbico lesbiana bisexual arte ilustración universo
Ilustración de @isamuguruza

 

Alejandra la desesperada

Hay algo muy importante que necesito que la gente entienda -los hombres especialmente- y es que si yo digo que quiero una relación no estoy diciendo que quiera una relación ahora mismo, o que quiera una relación contigo dude random al que estoy viendo por primera vez en mi vida, o otro dude con el que ya me he visto más de 5 veces para tener relaciones y con quien no me estoy involucrando sentimentalmente. No, no tengo el vestido de novia comprado y estaba sentadita esperando conocerte para usarlo POR FIN.

Llevo 5 años soltera, muchos porque seguía «atada» a mi exnovio y otros porque así lo quería.

Hoy ya no quiero estar soltera y lo cuento porque realmente me costó mucho llegar a este punto.

Tuve que entender cómo eran mis relaciones pasadas, cómo me relaciono ahora y medianamente averiguar qué quiero o espero de mi pareja sentimental.

En realidad yo no sé cómo soy en pareja. Es decir, mi última relación terminó en 2015 cuando tenía 22 años. En todo ese tiempo he cambiado y la «Alejandra novia» de 2013 evidentemente no se parece a la «Alejandra novia» de 27 años…Pero no sabremos cómo se resuelve ese asunto hasta que me enamore de alguien.

El tema es que sí, sí quiero una relación. Sí, lo he dicho en la primera cita. Sí, capaz hasta lo he puesto en mi perfil de Bumble. Y sí, también sé las connotaciones negativas que todo este tiene.

Pero no importa, porque cualquier persona que crea que el mundo gira a su alrededor, que piense que soy una intensa, o que estoy desesperada…no me interesa.

Y sí soy una intensa, pero ser intensa no es negativo.

Lo negativo es creerte el centro de mundo, es no pensar en que la otra persona tiene juicio, puede tomar decisiones y también tiene sentimientos.

Si quieres estar en una relación que incluye el perrito, casa con cercas blancas y niños; está bien.

Si prefieres la soltería porque quieres coger con medio mundo;  está bien.

Si quieres estar sin pareja y no acostarte con nadie; está bien.

Si quieres alguien que te acompañe los fines para Netflix and chill; está bien.

Todo lo que quieras está bien, sólo piensa de dónde salen esos deseos y hazte cargo. A mí me tomó años decidirlo y también decirlo, pero ahora lo grito y estoy feliz de poder hacerlo.

optimista vino relaciones soltera
Ilustración por @alterella_

Optimista por obligación, así me siento. Pensando que al decir esto, al tratar de reivindicar la intensidad y el poder que tenemos de decidir hacer con nuestras vidas lo que queramos, estoy haciendo algo.

También imaginando que en algún lugar alguien me va a entender y me va a gustar y yo igual, y seremos felices por un tiempo y luego ya no y ya.

¡Salud!

 

 

Normalicemos el cambiar de opinión

Sé que todos estamos podridos de lo que está pasando: estar encerrados, preocupados, con incertidumbre, asumiendo pérdidas, leyendo y viendo el mundo colapsar con manifestaciones, asesinatos, incendios…

Nos enteramos, estamos expuestos, estamos saturados y lamentablemente eso no es lo único que está pasando. Hay miles de injusticias sucediendo a diario y nos enteramos sólo de un porcentaje.

Mientras todo ocurre existen al menos dos posturas que tomar:

  1. Sentirse hastiado y preferir ignorar, no opinar y no participar.
  2. Opinar y tomar partido.

Hay temas que nos afectan de forma diferente a cada uno. Hay situaciones en las que por valores, por ética o por simple experiencia no puedes pasar de largo y voltear hacia otro lado y son en esos temas en los que tomamos partido, en los que hablamos, en los que alzamos la voz y nos manifestamos.

También hay que entender que no necesitas opinar de todo, que no importa si no sabes suficiente de un tema y prefieres informarte antes de hablar, que no importa si ni siquiera quieres informarte -o sea sí importa, pero es imposible saber de todo-.

Lo primordial es que no hables por hablar, que cuando lo hagas sea con un mínimo de trabajo previo de investigación por respeto y ¿sabes qué es más importante? Que cambies de opinión. 

Que te permitas cambiar de opinión porque leíste más sobre algo, porque debatiste con alguien sobre el tema, porque buscaste más información o porque simplemente encontraste un post que te hizo ver las cosas desde otro punto de vista.

Eso es lo que necesita el mundo: gente que investigue, curiosa, que cuestione y que no tema decir que se equivocó y quiera hablar desde otro lugar. Y también gente que sepa que cambiar de opinión es PERFECTO. Es bonito y está bien.

Aunque repito, si no estás listo para hacer el trabajo previo de leer, de contrastar información, de escuchar, de tratar de entender de dónde vienen las cosas…mejor no opinar, créeme puedes pasar al siguiente tema, no tienes que hablar sobre todo lo que ocurre, el mundo puede vivir sin escuchar lo que tienes para decir.

Pero volviendo al punto de este post, «normalicemos el cambiar de opinión». Dejemos atrás ese deseo adolescente de «no cambiar nunca». Cambiemos, cambia, muévete, haz algo por ti, haz algo por ser mejor persona, intercambia opiniones, conoce gente y cuestiona todo lo que ves y oyes.

Hablo de estos momentos porque estoy abrumada y necesito un break de la vida, pero me refiero a todo. Me refiero al BLM, al feminismo, a la despenalización del aborto, al RADFEM, a la comunidad LGBTQ+, al «separar al artista de su obra», al clasismo…y también me refiero a ese momento cuando estás desnuda en la cama de alguien y por cualquier cosa ya no quieres tener sexo y dices «no», dices «no, ya no quiero». Permítete decir que no, permítete cambiar de opinión y permítete equivocarte.

Este último tema es muchísimo más profundo y probablemente lo toque en otro post, pero por ahora, sólo quería reivindicar a los curiosos, a los que tercos, a los que van en contra de la corriente y a quienes son empáticos.

Un hombre con mucha suerte, o no

Llegué a la fiesta porque mi amigo Pedro me había invitado, no conocía a nadie más y él todavía no llegaba. Pasé a la cocina, dejé mi botella en la mesa donde estaban todas las demás y me preparé un cuba libre.

Salí a la sala, sonaba música electrónica para bailar, había luces de colores y todos parecían pasarla muy bien.

Yo, sin embargo, no me hallaba. Había tenido un día de mierda en la oficina y estaba cansado. No entendía porqué Pedro había insistido tanto en ir, si al final me iba a dejar plantado y sin responder los mensajes.

La verdad, me senté en un sofá a observar todo. Eso es algo que disfruto hacer. Miro a la gente y me imagino qué piensan, qué sienten, qué les pasa. Es parte de mi trabajo, tengo que ser buen observador para poder venderles a las masas.

En fin, me aburrí de estar allí solo, me prepare otra cuba y decidí seguir recorriendo la casa. Así entré a un cuarto, estaba oscuro y no había nadie. Me acosté en la cama y veía el techo en la completa oscuridad. Tenía sueño, pero sabía que no debía quedarme dormido allí, además había decido que esperaría una hora más a ver si Pedro aparecía.

Creo que pasaron unos 15 minutos y que me estaba quedando dormido cuando sentí a alguien subirse sobre mí. Ella estaba desnuda, desnuda por completo. No decía nada, sólo me miraba fijamente y comenzó a desabrochar mi pantalón. Sacó mi pene y comenzó a golpearlo contra su abdomen. Sonaba increíble y se veía aún mejor.

Se inclinó un poco y puso sus senos en mi cara. Yo los besaba, apretaba con mis dos manos y mordía un poco también. Cuando tuve libre mis manos, pude recorrer su espalda y llegar a sus nalgas. Las apretaba, las sentía completas, las separaba…hacía todo lo que quería.

Ella sólo me miraba, gemía, no decía nada, y yo tampoco. Me sentía mudo, aunque realmente tampoco sabía qué decir.

Lo volvió a tomar en sus manos y por medio segundo me hizo creer que lo iba a meter dentro de ella, pero no.

Sólo lo frotaba, lo golpeaba contra su vientre y contra su vulva. En este punto ambos escurríamos de placer. Lo recorrió todo con sus manos y llenó cada centímetro de mi pene de su flujo.

Yo estaba desesperado, al borde la locura. Quería tomarla por la cintura y sentarla en mí, pero ella tenía el control. No aguantaba la necesidad de estar dentro de ella, pero tampoco quería que ese momento que estábamos viviendo terminara. Todo lo estaba disfrutando demasiado.

«Quiero que me lo hagas en mis posiciones favoritas» dijo.

Wow, por fin habló. Qué bonita voz, qué bonitas palabras y yo me sentí listo para no pensar en las consecuencias.

Se volteó, sobre mí igual, y ahora tenía en primer plano su espalda y su culo. Se abrió y por fin me dejó entrar.

Yo quería morderla toda. En serio. Quería recorrer cada parte visible de su cuerpo con mi lengua y con mis dientes. Pero no podía, por la posición y porque ella realmente estaba controlando todo.

Su ritmo era perfecto, lo hacía con fuerza, pero delicada a la vez. Su cuerpo era increíble. Su cabello era corto, pero podía apretarlo y halarlo también.

Así alternaban mis manos: entre sus nalgas, sus senos, su espalda, su cabello y su boca. Deseaba tener los brazos más largos, deseaba poder tocarla haciendo menos esfuerzo. Se lo merecía todo. Merecía todo el placer del mundo y yo quería dárselo.

Mis sentidos estaban más agudos que nunca. Juro que escuchaba su respiración como si estuviera respirando en mi oído y escuchaba sus gemidos aún con mejor definición.

En ese momento hablé, por primera vez. Logré pronunciar palabra y torpemente pregunté «¿cuál es la otra posición?». Ella sólo se rió, no respondió nada, se bajó y se colocó a mi lado en 4.

Su cuerpo se veía todavía mejor, -no sé cómo eso era posible-. Su espalda, su cintura y sus caderas eran el combo perfecto, no había nada que sobrara, ni nada que faltara.

Yo ya estaba preparado para entrar de nuevo, más que preparado. Pero no me dejó. Me tocó el pecho, me acercó un poco a ella e hizo que bajara mi cabeza a la altura de su culo. Quería que la besara en 4. No quiero ser muy gráfico, pero estaba muy mojada y se sentía muy rico.

Yo quería verle la cara, necesitaba ver su cara de placer. En un par de momentos volteó y me miró con la misma decisión y fuerza del comienzo, pero casi siempre estuvo completamente de espaldas. Finalmente me dejó entrar de nuevo, cada vez más rico, cada vez más conectados, pero distantes a la vez. Así estuvimos un buen rato hasta que no aguanté más y tuve que parar.

Nos tiramos en la cama. Y en cuanto pude hablar, le pregunté su nombre. Me dijo que se llamaba Alicia, pero no le creí.

Ella pasó al baño y yo pasé mientras ella se vestía.

Nos reímos y no hablamos de nada.

Debíamos salir del cuarto. Ya me había terminado mi cuba y tenía una llamada perdida de Pedro.

Bajamos juntos a la cocina para recargar nuestros tragos y le pregunté qué estaba tomando, me respondió que un «Star & tonic». Le dije que no sabía qué era eso y me respondió que era un «gin and tonic pero con una rodaja de naranja».

Así fue como «Alicia» siempre fue la chica del «Star & tonic» y como de vez en cuando llega a mi memoria su cara, con un gin en la mano  y con su mirada llena de fuerza y decisión.

 

star and tonic gin sexo casual fiesta
Ilustración de @jorge.vigenor

Esta necesidad infinita

 

ilustracion soledad sanar mujer amor propio
Ilustración de @zanahoriapecosa

 

Tengo esta necesidad infinita de que me quieran.

De ser amable con todos.

De siempre sonreír.

De hacerlos reír.

Nunca sé quién se interesará lo suficiente en mí para desear mi compañía.

Para hacerme sentir que no soy poca cosa y que merezco ser querida.

Ser tocada.

Ser besada.

Ser abrazada

…con amor.

 

____________________________________________________________________________________________

Yo quiero sanar.

Porque sí me siento rota.

Porque creo que me lo debo a mí misma.

Y si tú te has sentido de alguna forma parecida a esta, o estás pasando por algo que no te permite ser y florecer como deseas…quiero que sepas que no estás sola.

 

 

¿Y si mejor apagamos la luz?

Sarcasmo: on

Pues sí, todos sabemos que es mejor utilizar ropa con líneas verticales para estilizar la figura, para lucir más altas y para que cualquier kilito de más se disimule.

Porque nada queremos más las mujeres que disimular nuestro cuerpo, que dejar de estar gordas y que lucir perfectas para que los ojos de otros se deleiten.

De verdad.

No hay un día en que no quiera escuchar los comentarios que los demás tienen para decir de mi cuerpo -porque no, no tengo espejo en mi casa y no me veo a diario- que si estoy más delgada, que si estoy más gorda, que si estoy muy blanca, o que siempre tengo cara de tristeza.

Sarcasmo: off

Perdónenme, pero puede que esté triste, que no esté comiendo y que sea eso lo que me hizo adelgazar.

O que esté estresada y llenándome de comida porque no sé cómo resolver mis problemas.

Incluso también puede que esté pasando por un tema hormonal que me tenga desbalanceada.

Porque toda mi vida ha sido así: bajar de peso y subir y volver a bajar y volver a subir. Y todas esas veces he estado más cerca de tener un cuerpo hegemónicamente aceptado que de lo opuesto. Y si yo estoy harta,  no puedo imaginar lo que sienten las chicas que se alejan más de lo socialmente aceptado.

Bueno no, mentira, en realidad sí lo imagino, porque son mis amigas, porque son mujeres que admiro y que leo a diario, porque comparto y discuto con ellas en foros y porque trato de ser un poco empática y no andar por el mundo sin ponerme en los zapatos de los demás.

Y justamente por eso, eso que he leído, que he investigado y que converso casi a diario con mis amigas y las mujeres que me rodean es que quería escribir sobre esto.

Porque sí algo he aprendido es que no importa qué tanto intentes «ocultar» o «disimular» eso que no te gusta de tu cuerpo, los demás lo ven. No importa si evitas la ropa grande en la parte inferior porque «ensancha tus caderas», o prefieres los zapatos nudes para parecer más alta, o si utilizas sólo ropa que oculte tus brazos gorditos o tu celulitis…créeme los demás lo notan.

Y eso es todo menos desilusionante, por el contrario, debería ser algo que nos libere.

 

amor propio ilustracion
Ilustración de @Mara_parra_s

Porque si estamos en el súper, en el bar, en un concierto o en la calle y alguien nos voltea a ver, nos sonríe, nos habla o nos invita un trago…esa persona sabe bien -físicamente- a lo que se está enfrentando.

Si le gustaste en una situación cualquiera, en un momento aleatorio donde su atención podía estar en mil otras cosas y decidió enfocarse en ti; créeme que no es porque no se está dando cuenta de tu cuerpo en ese momento.

Los cuerpos cambian, nuestros ánimos cambian, nuestra actitud cambia, todo influye. Pero en serio, no hay forma de que alguien que te ve en el bar y te invita a salir, se «sorprenda» al ver que tienes un pliegue debajo del bra cuando te ve desnuda.

Sé que es fastidioso, que el discurso lo escuchamos por todos lados y que cansa, pero en serio, lo digo muy sinceramente. Lo he conversado muchas veces y estoy convencida.

No quiero convertirme en una predicadora del amor propio, sólo quiero que veas desde otra perspectiva y si es posible que escuches comentarios de otres que te reafirmen esta idea. Quiero que converses, quiero que debatas, quiero que te tomes un trago hoy con tu mejor amiga o amigo y que hablen de sus inseguridades, de sus complejos y de cómo hemos vivido años oprimidas por estos.

El camino es larguísimo y no es derecho, de hecho está lleno de pendientes y de piedras que esquivar, pero el amor y el deseo propio son posibles. Cada uno será más difícil para cada quien, pero no dejemos que nos digan cómo vivir, que nos limiten a vivir, tratemos de que el control que hay sobre nosotras sea el menor posible.

Él

El día estaba preciosamente caluroso, yo vestía un vestido largo y usaba unos aretes gigantes de esos que me encantan. Llegué directo a la barra, pedí un gin y fui a donde estaban mis amigos.

Él y yo teníamos varios conocidos en común, pero por cosas de la vida nunca habíamos coincidido en persona; hasta ese día. Nos presentaron y ambos dijimos «por fin te conozco».

La tarde transcurrió normal, muchos gin, muchas cervezas, más amigos, vimos a varios DJs, conversamos mucho, comimos algunas cosas y finalmente intercambiamos nuestros números telefónicos.

Yo regresé a casa y me recibí su mensaje, preguntando si todo ok y diciéndome que le había encantado conocerme.

Él era «ese» hombre. Ese que era totalmente mi tipo cuando tenía 17 años, bad boy, cabello negro, delgado, sonrisa y nariz bonitas…delicioso. Además me había caído muy bien, habíamos pasado toda la tarde coqueteando y yo me moría por volver a verlo.

Estuvimos hablando toda la semana y quedamos en vernos el siguiente sábado en su casa.

Cuando llegó el día llovía muchísimo y hacía frío. Tuve que usar botas altas y suéter tejido -igual estaba guapísima porque los tacones me dan una especie de superpoder-. Él tenía un jean negro y un suéter gris con entramado medio étnico cool.

La casa estaba calentita, me mostró el lugar: la sala, el estudio, el baño, el cuarto de visitas y el cuarto principal. Todo normal. Me ofreció ron para tomar, en las rocas y con limón.

Me pidió ir al estudio para mostrarme algo de música y en el camino me tomó por la cintura y me besó.

Justo como me gusta, con determinación.

Yo estaba sentada sobre una cajonera desde donde lo veía en la computadora, él a veces se paraba, «me bailaba» y me besaba. Estuvimos horas hablando, escuchando música, riendo, besándonos y tocándonos. Hasta que un beso se extendió un poco más. Nos agitamos, nos empezamos a tocar más rápido y sus manos entraron por debajo de mi ropa.

Yo también me puse en acción, le quité el suéter y lo tuve desnudo frente a mí. Le besé el cuello, el pecho y pude olerlo y sentirlo por primera vez. Ahí estuvimos unos minutos, quitándonos la ropa de arriba y recorriendo nuestros cuerpos.

Pasamos al cuarto que olía delicioso, puso la luz tenue y en la cama seguimos quitándonos la ropa. Todo iba muy bien. Los besos, las caricias, los olores, el ritmo. Todo estaba coordinado y funcionando a la perfección.

Recorrió todo mi cuerpo con su boca. Su lengua pasó por mis orejas, boca, cuello, clavículas, abdomen, caderas, llegó a mi pelvis y siguió de largo, la parte interna de mis muslos, mis pantorrillas y mis pies. Los besó, los lamió, se los devoró y yo no podía creer lo que estaba sintiendo.

Iba de regreso hacia mi cara, pero antes me mordió un poco las piernas, yo gemí, subió un poco más y me mordió los muslos, gemí un poco más fuerte…estaba sintiendo algo que me encantaba.

Llegó de nuevo a mi entrepierna y me saboreó toda. Yo acostada, extasiada, sin entender nada – sin querer hacerlo tampoco- sólo me dejaba hacer y me enfocaba en sentir. Siguió un buen rato, yo no paraba de jadear, de gemir y de expresar lo bien que la estaba pasando.

Así fuimos disfrutando de nuestros cuerpos.

Captura de Pantalla 2020-05-28 a la(s) 1.38.17 a.m.Ilustración de Goldentar

 

La intensidad aumentaba cada minuto…y de la nada, pasamos de unas inofensivas mordidas a cachetadas y ahorcamientos. Él me sujetaba con fuerza y me movía a su disposición. Nunca había estado así de expuesta, de dócil, de manejable.

Me tomó de la cara, fuerte, me puso de rodillas frente a él y me ordenó que le diera sexo oral. Yo abrí la boca, metió sus dedos, los llené de saliva con mucha determinación y sentí como su miembro se contraía constantemente.

Lo chupé, lo besé, lo olí, lo viví totalmente enfocada en el momento y en lo que sucedía. Me apretó muchas veces. Me hizo sentir sus manos en mis costillas, en mi cuello, en mis senos, en mis nalgas…no hubo lugar de mi cuerpo que no sintiera sus ganas y su deseo de poseerme como un objeto.

Me golpeó, me manipuló a su disposición y yo sólo podía expresar placer. No había nada más en mí, no había nada que me impidiera vivir el momento, no pensaba en nada, no me importaba nada, no quería nada más que eso que estaba sucediendo.

La noche fue larga. Estuvimos compartiendo placer durante horas y también música, memes y comentarios de esos que sólo la complicidad te permite tener.

Todo terminó en cansancio y risas que demostraban que para ambos había sido una experiencia distinta o que por lo menos había sido una buena experiencia. Por mi parte, me descubrí en una nueva forma y entendí cosas de mí que desconocía hasta ese momento.

Esa noche me había cambiado y no había nada que pudiera hacer al respecto. Se había generado en mí algo que ni siquiera podía nombrar.

Pudimos repetirlo en un par de ocasiones, pero como la vida es una mierda y los finales felices no existen, poco a poco nuestra relación se fue desgastando y nos aburrimos de la situación.

Sim embargo, para mí, ya no hubo vuelta atrás.

¿Por qué tomarse nudes?

Rue de Euphoria -cosita bebé Zendaya- dice que en la actualidad «las nudes son la moneda del amor», y sí, pero del amor propio, no del amor a otros.

pololartx-nude-selfie
Ilustración de @pololartx

Llevo meses -real meses- tratando de ver cómo abordar este tema. ¿El detonante? Conversaciones con amigas en las que me dicen que no recuerdan la última vez que se tomaron fotos, o amigos que me dicen que sólo lo hacen cuando se lo piden…ambos lo hacen sólo cuando están sexteando. 

Y ahí me ven a mí, diciendo que me tomo fotos desnuda o sugestivas a diario. Lo hago al levantarme, después de hacer ejercicio, antes de bañarme o después. Da igual. Lo importante es que me dan ganas y me gusto, sin importar el día, la hora, e incluso más importante sin importar si hay alguien que las vaya a ver.

Lo que trato de decir es que sí, está deli sextear, está deli recibir cumplidos, está deli que te digan lo guapa que te ves…pero también está MUY deli gustarte y darte ganas a ti misma y que no necesites de nadie o una motivación externa para darte un cumplido.

Puede que no sean fotos, puede que sólo sea pararte frente al espejo, verte y decirte que estás guapa y divina, o que al salir de la ducha cuando estás acostada en toalla pensando sobre la vida, veas tu cuerpo, tus curvas, tus pliegues, tus manchas…y los quieras.

De verdad, tomarte fotos a ti misma es de los ejercicios más bonitos que puedes hacer para aprender a amarte y a gustarte, como todo requiere práctica, pero te aseguro que día con día aprenderás con cuáles poses te sientes más cómoda, o qué ropa te hace sentir más poderosa…sólo necesitas hacerlo. Y como NO tienes que compartirlas con nadie, puedes simplemente tenerlas en tu galería e ir aprendiendo de ti, ir conociéndote, viéndote desde todos los ángulos posibles, y poco a poco – te juro que pasará- serás una pro de las nudes que sabe exactamente cómo posar o cómo colocar su cuerpo para estar más diosa que nadie.

Lo que quiero decir con todo esto, es que no necesitas de otro para hacerlo, que conocer nuestro cuerpo es primordial, que saber cómo somos y cómo lucimos es básico y que si bien ya tienes equis cantidad de años viéndote, no es lo mismo empezar a verte como el ente sexy y sensual que eres.

Entonces, no importa si no hay un novio o una novia que te responda con 🔥 cuando le envíes la foto, lo que importa es que con este ejercicio te vas a llenar de poder. Y si te sientes mal y no te gusta lo que ves, practica, hazlo, créeme que todas -todes- tenemos lo necesario para ser bellezas deseables y provocar.

Y si necesitas ayuda, consejos o simplemente alguien que te dé cumplidos…pues aquí estoy yo 😏😉.